¿Qué tal estas? Yo estoy encantada de estar aquí contigo una semana más. Esta semana voy hablar de sexo que hace mucho que no hablo sobre este tema. Muchas parejas se quejan de que no están satisfechas con su vida sexual, que se aburren, que siempre es más de lo mismo. En un encuentro sexual hay que poner la imaginación a funcionar, hay que probar cosas nuevas y a veces hay que rescatar aquello que tanto nos gustaba hacer que con la llegada de los hijos fuisteis abandonando o simplemente que ya lleváis tantos años que la falta de interés, de deseo y de curiosidad se instaló en la cama entre la pareja.

Sé que hay situaciones que no se resuelven con oír un podcast o leer un libro, si no te ayuda estos medios te aconsejo que te apuntes a talleres relacionados con tu tema o si prefieres de forma individual busca un profesional que sientas confianza. No te quedes mucho tiempo con la duda o pasándolo mal. Cuanto antes resuelvas tu problema antes podrás volver a disfrutar como antes. Si quieres escríbeme contando tu problema y mano a mano buscaremos la mejor solución para ti.

Antes de seguir quiero recordarte los 3 ebooks que tengo de regalo en mi web elisaprieto.com sobre sexualidad, parejas y sexualidad. Cuando te suscribas para descargar el ebook te llegará un email para que confirmes la suscripción. Cuando das al enlace de confirmación se te abre el PDF del ebook que has elegido. Para poder descargarlo en tu dispositivo debes dar a la flechita que verás arriba y a la derecha y así tendrás el ebook para leerlo cuando te apetezca, ok?

El sexo tiene dos vertientes muy potentes. En un extremo esta la adicción y en el otro está el tedio, hastío e incluso la aversión. Estoy hablando de extremos. Normalmente solemos estar en el medio disfrutando bastante o moderadamente. Pero cuando algo pasa en la pareja, el sexo suele verse afectado y si no lo exteriorizamos, si no lo comunicamos al partner, puede llevarnos al aborrecimiento. Un ejemplo claro es practicar sexo sin interés, únicamente por complacer o porque hay que hacerlo al menos una vez por semana. Reza el dicho popular sábado sabadete camisa blanca y polvete.

Si aún quieres a tu pareja, si la relación merece la pena hay que avivar la llama, hay que rescatar la pasión y para eso están las distintas prácticas sexuales.

Hoy vamos hablar sobre eso, las prácticas sexuales. El que no se lo pasa bien en un encuentro sexual, es que no tiene mucho interés en el sexo o en la persona con está practicando. Hay tantos tipos de prácticas sexuales que yo diría que casi no dejan lugar a la imaginación. Pero estas prácticas nos dan ideas para recuperar la pasión o simplemente poner un nuevo condimento a los encuentros para hacerlo más divertido, más excitante y así evitar el aburrimiento.

Algunas prácticas están muy extendidas. Lo practica mucha gente, más de lo que tu te crees. El famoso BDSM. Que significa Bondage y Disciplina, Dominación y Sumisión, Sadismo y Masoquismo. El propio nombre ya explica de que va.

Sexo Tántrico. Practica basada en la poderosa energía sexual como ascensión espiritual. Hay muchas escuelas de sexo tántrico que imparten talleres y retiros para practicarlo.

Trío. Como su propio nombre indica. Sexo entre 3 personas. Es la fantasía de mucha gente hasta que deja de serlo. En muchas parejas es una práctica habitual.

Swinging. Intercambio de parejas. Hay muchas parejas liberadas que lo practican con desconocidos en salas o clubs dedicado a ello o con sus allegados.

Orgias. Mucha gente.

Fetichismo. Excitación erótica a través de un objeto fetiche, o en determinada parte del cuerpo. Los fetiches más comunes son los pies, los tacones, olor a cuero, la lencería, piercings, disfraces, etc…

Prácticas que están de moda.

Precop. El amigo con derecho a roce de toda la vida. Esa persona que tienes un sexo muy placentero sin ningún compromiso. Es únicamente para pasárselo bien.

King out. Besos, caricias, masturbación mutua pero sin coito. Para quienes les gusta mucho la penetración esta práctica no le gustara.

Sexo virtual. Hace uso de toda la tecnología de comunicación. Aquí quiero daros un consejito. Cuidado con lo que hacéis sobre todo si la otra persona que está al otro lado de la pantalla es un desconocido. Si queréis intercambiar imágenes de vuestro cuerpo, jamás asociaría la cara, el rostro. El cuerpo puede ser de cualquiera pero la cara no. Cuidado con grabarse practicando sexo. Aunque sea mi pareja y me apetece hacerlo, me pondría un antifaz o mascara a modo de juego para que nadie pueda identificarme. Ahí te dejo estos consejitos para no tener que remediarlo más adelante.

Sexdiet. Intensa jornada sexual para bajar de peso. Con esta me rio. Si algún amigo o amiga que tiene una pareja nueva desaparece y cuando os veis están delegados, ya sabes lo que han estado haciendo.
Splosh. Se trata de embadurnarse o que te embardunen con cualquier sustancia. Puedes disfrutar de esta práctica de dos maneras. Placer por sentirse o verse sucios o quitar a lametazos el chocolate, la miel, el champán, el helado lo que hayas usado para el juego.

Footjob. Hacer masajes eróticos con los pies. Esta práctica me parece super sexy si no tienes problemas con los pies. A las personas que tienen los pies como fetiche se volverán locos con esta práctica.

Y por último el Dogging. Encuentro sexual en lugares públicos. ¿Quién no lo hizo alguna vez en un ascensor, en el baño de un bar, en un parque público, en un probador de tiendas, en la playa, en la montaña, en un portal e incluso en el baño de un avión. Este último lo veo muy difícil porque el baño es enano y es muy incómodo pero es super excitante la idea.

Como puedes ver hay mucha variedad. Mucho más de lo que cuento en este episodio. El abanico de posibilidades es muy amplio y hay para todos los gustos. Pero ¿Qué pasa cuando mi partner, me pide algo que no lo practiqué nunca? Pues muy sencillo: te lo piensas y decides. Cabe la posibilidad de que te lo pases en grande o que sea una experiencia que no querrás repetir en lo que te queda de vida.

Lo que se hace entre dos o más personas se queda entre estas personas implicadas. Eso no sería el problema. El verdadero problema viene cuando no tienes ninguna intención de hacer lo que te propone pero solo por complacer, lo haces. ¡¡¡ERROR!!! Jamás se debe complacer sin placer. Muchas personas, especialmente nosotras las mujeres, sucumbimos a las sugerencias de la pareja, únicamente por el miedo a que me dejen, miedo a la infidelidad, miedo a que no me quiera, porque no sé decir no, por baja autoestima, etc…

Tuve una clienta que estaba desesperada porque después de ser madre perdió el interés por el sexo. Se acostaba con su pareja todas las semanas sin ninguna gana solamente porque ella tenía miedo que el buscara a otra fuera de casa y que rompiese la relación.

Ella pasó de disfrutar del sexo con él antes de la maternidad a odiar el sexo después de la misma. El primer año es normal que la mujer que está 24 horas pendiente de su bebe pierda el interés por el sexo. Es absolutamente natural. Las prioridades cambian. Pero el problema no estaba en la naturaleza de una madre al cuidado de su cachorro, el problema radicaba en la falta de comunicación. Ella prefería fingir los orgasmos y poner la mente en los quehaceres domésticos que hablar con él para hacerlo de otra manera o que él le diera su tiempo. Sin comunicación es imposible que una pareja prospere. Dentro y fuera de la cama.

En el sexo no puede haber nunca ninguna práctica que no quieras hacer y mucho menos hacerlo sin tu consentimiento. Lo ideal siempre es que haya consenso como por ejemplo decidir de mutuo acuerdo el sexo de la tercera persona en el caso de un trío.
El sexo es diversión y placer, placer compartido donde todas las personas implicadas tienen el mismo objetivo: pasárselo bien, disfrutar del encuentro sea como sea ese momento.

Si tienes la oportunidad de cambiar de menú manteniendo algunos ingredientes conocidos por ti y de añadir otros que desconoces y si la persona que te invita a degustar este nuevo menú es de confianza, yo no dudaría, lo probaría.

Si después de probar no te gusta lo que te propuso, comunicas a esta persona que la degustación no fue de tu agrado y que no repetirás. Pero si te gusta, probablemente lo probarás otra vez.

La carta sexual es muy amplia y muy variada. Seguro que tienes alguna fantasía que te gustaría probar. Atrévete y propónselo a esta persona que te gustaría compartir tus deseos más íntimos.

Recuerda que el sexo es un maravilloso regalo de la naturaleza pero es como una hoguera. Si quieres mantener el fuego y la chispa hay echar leña.

Pero la mejor práctica lo he dejado para el final. Esa práctica tiene 4 ingredientes imprescindibles: comunicación, creatividad, ganas de compartir y AMOR.

Te hago una pregunta para que reflexiones y si quieres me escribes tu reflexión. Ahí va.

¿Qué prefieres, sexo sin amor o amor sin sexo? hummmmmm

Hasta aquí el episodio de hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *