Salir de tu zona de confort

¿Qué tal estas? Yo muy bien, muy tranquila en modo contemplación casi meditativa. Confieso que hay días que me entran ganas de mandar todo a paseo, porque no salen las cosas como quiero y eso me cabrea profundamente. Cuando entro en este estado de nervios, de cabreo, dejo que la emoción se exprese. Lloro si es lo que necesito, chillo, suelto unos tacos, si es rabia doy patadas en el aire o pego a un cojín. No dejo nada dentro. Una vez expresada la emoción, observo y me pregunto ¿qué aprendo de lo que acabo de vivir?, o ¿qué debo hacer? pero desde la calma y claridad mental.

Si la emoción que surge es miedo y me bloquea, me paraliza, es muy probable que no quiera salir de mi zona de confort.

Antes de hablar de la famosa zona de confort y como salir de ella, quiero recodarte que en mi web elisaprieto.com tienes 3 ebooks para descargar gratuitamente. Uno es sobre las relaciones de pareja, otro sobre la autoestima y uno más sobre la sexualidad. Como disfrutar más de ella. Ah y si no me sigues aun en Instagram soy elisaprieto8.

Se habla mucho de la zona de confort pero ¿qué es exactamente? Los seres humanos nos gusta la tranquilidad y sentirnos seguro entre otras cosas porque el cerebro ahorra energía si estamos en un lugar o situación conocidos. Pero el que estemos o sintamos seguridad donde estamos no significa que seamos felices. La aparente comodidad, ausencia de amenazas nos hace creer que tenemos todo bajo control y que no nos arriesgamos nada. Pero todo esto es una jugada de tu cerebro, de tu mente para que no salgas de donde estas, para que no te arriesgues. En definitiva es una gran mentira o autoengaño para sentirnos más seguras.

Pues te doy una mala noticia. No hay nada seguro en esta vida aunque tu creas que sí. Convivimos con la incertidumbre diariamente. La vida está en constante movimiento y si no es así para ti es que estas muerta.

La vida es aventura, es sentir miedo y superarlo, es probar cosas nuevas para poder elegir después, es equivocarte para crecer, experimentar para gozar, es moverte para bailar la música que suena en cada momento. Eso es la vida, eso es vivir.

No te voy a mentir diciendo que para salir de la zona de confort no hay que hacer nada. Cuando vamos a explorar un terreno nuevo nos entra miedo y ansiedad. Es lo más normal. Hasta los felinos y otros animales van con mucho cuidado cuando algo en su territorio ha cambiado. He dicho van a pesar del miedo. Ellos entran y salen de su zona de confort. Se ve muy bien en los gatos cuando hay algún cambio en casa.

Pues bien cuando queremos hacer algo nuevo, diferente la mente se proyecta en un futuro más bien negativo y fabricamos todas las excusas del mundo para no salir de donde estamos. Empezamos con los y si..¿ y si me sale mal? ¿Y si no me aceptan? ¿Y si me quedo en blanco? ¿Y si no recupero mi inversión? ¿Y si me quedo sola para siempre? ¿Y si me arrepiento? No, no, no… mejor quedar donde y como estoy.

Preferimos mantener la tristeza, sufrimiento, la infelicidad que probar algo nuevo. Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer reza un dicho popular que alimenta la cobardía.

¿Quieres salir de tu zona de confort y apostar por algo nuevo? Lo que sea. Un trabajo nuevo, cambiar de pareja, o disfrutar de tu soledad, cambiar de look, cuidar tu cuerpo, conocerte a fondo, cambiar de ciudad, de país…hacer esto que tanto te apetece pero que hasta ahora no te has atrevido?… vamos ¿a qué esperas? El momento es ahora.

Te ayudaré con unos tips a salir de tu zona de confort.

1.Reconocer los miedos que te impiden tomar la decisión de hacer eso que quieres hacer.

2.Dar pequeños pasitos, acciones hacia esto que tanto deseas que es tu objetivo.

3.Arriésgate y no pienses demasiado. Siempre que sea un riesgo racional. Hay que tener en cuenta que los resultados deseados no están asegurados. Dicen que el mayor fracaso es no haber intentado.

4.Pon una fecha y no procrastines. Que no haya lugar a excusas.

5.Tira de todos tus recursos. Tenemos muchos recursos internos, más de lo que crees, que te ayudarán a enfrentarte a este nuevo proyecto. Tus valores, tus fortalezas, habilidades, talentos, dones, conocimientos y experiencias.

6.Y por último creen ti, confía en ti y en tus capacidades. Tú puedes.

Todo el mundo empieza de cero cuando vamos a empezar algo y a todos nos da miedo o recelo. Este miedo, como ya explique en varios episodios, te esta diciendo algo. Te esta diciendo que antes de lanzarte al vacío debes prepararte. Haz lo que tengas que hacer y toma la decisión de salir de tu zona de confort.

Hoy en día no hay excusas para cambiar. Si tu no haces nada por ti es porque en el fondo estas a gusto donde estas y como dice la PNL programación neurolingüística, todo tiene una intención positiva. Se puede investigar cual es la razón porque no sales de donde estas para poder dialogar con ella y cambiar el enfoque. Hay herramientas que nos ayudan a tomar mejores decisiones.

Todos queremos sentirnos felices y a veces esta felicidad tan anhelada está a un solo paso. Está al otro lado de la línea. Este importante paso que darás para salir de tu zona de confort está respaldado por una autoestima alta, una profunda conexión contigo misma y unas ganas enormes de vivir la vida.

Si no es así te quedarás en tu zona de confort, en lo malo conocido y pasaras tu vida quejándote de todo y echando la culpa a la pareja, al jefe, a la madre, a la suegra, a la sociedad y hasta culparás a Dios de tu infelicidad. Es mucho más fácil echar la culpa que responsabilizarte de tu felicidad. Pero si echas la culpa no tienes la posibilidad de cambiar algo porque no depende de ti. Pero si te responsabilizas de tu propia felicidad tienes el poder de cambiar muchas cosas que no te gusta porque depende de ti. Y esa es la buena, buenísima noticia.

Salir de la zona de confort hace que te sientas valiente, fuerte, poderosa y es increíble la sensación de poder y libertad que te da cuando te enfrentas a los miedos. Hazme caso.

El autoconocimiento es fundamental. Debemos conocer nuestras fortalezas pero también nuestras debilidades. Las virtudes y los defectos. Es importante saber cuáles son para poder lidiar con ellos, los defectos, cuando aparecen en escena. Por ejemplo. Soy por naturaleza desorganizada entonces cuando empiezo algo nuevo me pongo a planificar para tener muy claro el camino a seguir, si no me pierdo. Aprendí que siempre hay tareas que no nos gusta hacer, pues eso que a ti te da miedo o no te gusta es lo primero que debes hacer. Deja para después lo que te hace disfrutar y podrás dedicar más tiempo a ello. Normalmente lo hacemos al revés y cuando te toca hacer lo que no te gusta probablemente ya tendrás poca energía, pocas ganas.

Salir de la zona de confort es como tirarte al precipicio sin haber volado nunca. Sabes que tienes las alas para volar pero no sabes si se desplegaran. Pero si confías en ti, si crees en ti y conoces todos tus recursos internos y externos, tus alas se abrirán y disfrutarás de este nuevo y excitante viaje que has decidido emprender.

¡¡¡Feliz vuelo!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *