Miedo a la soledad

Hola, ¿qué tal estas? Espero que bien y con ganas de que acabe esta crisis que nos ha pillado a todos desprevenidos, sin estar preparados para afrontar esta situación inusual para todos nosotros.

Grabé un episodio, al principio de la pandemia, sobre los miedos que nos desatan esta situación. Estos miedos están ahí porque hacen parte de nuestra naturaleza, nos ayudan a llevar mejor la situación, aunque parezca contradictorio, porque son adaptativos, nos ayudan a ser prudentes, a prepararnos, a crecer, a conocernos mejor, a defendernos si hace falta, etc… Pero si estos miedos se disparan o se descontrolan pueden llegar a bloquearnos, desanimarnos totalmente. Hay que aprender a gestionarlos para tener una vida emocional más equilibrada. El episodio en cuestión se titula el coronavirus y el miedo por si quieres oír mi reflexión sobre él.

En este episodio quiero hablarte sobre los miedos más comunes que tenemos los seres humanos. Tenemos el miedo a la soledad, al abandono; al futuro; al fracaso; al que dirán; a perder el control. Estos son los miedos que más se repiten en consulta. Pero el que más trabajo es el miedo a la soledad y al qué dirán. Miedos que están muy ligados a la baja autoestima. Cuando hablo del miedo a la soledad me refiero a no tener pareja, es el miedo que más trabajo.

Cada semana hablaré de un miedo diferente. Hoy te hablare del miedo a la soledad, al abandono.

En esta pandemia, que a mí también me afectó emocionalmente, descubrí un miedo muy arraigado que tenía en mi inconsciente que afloró de tal manera que no era capaz de escribir ningún capitulo. Me lo he tenido que trabajarlo, entenderlo para poder gestionarlo y poco a poco ir recobrando la confianza en mí y las ganas de compartir mi granito de arena y darme a conocer a través de este podcast.

Quiero agradecer a todas las personas que me han escrito para agradecerme la ayuda que les brindo con mis audios y sin que ellos supieran me estaban dando justamente la medicina que estaba necesitando en este momento. El ánimo para seguir. Todos los mensajes me emocionaron mucho pero el que más me impactó debido a mi desanimo fue una chica de centro américa que me dijo: Gracias por compartir tu luz a los que necesitamos y por favor no dejes nunca de hacerlo. Me quede sorprendidísima y me cayeron las lagrimas de emoción porque en aquel instante yo quería tirar la toalla. Como yo misma digo a los demás y a mí misma cuando crees que vas a tirar la toalla recuerda el motivo que llevó a empezar o emprender un proyecto. Y esta chica me ayudo a recordarlo.

Gracias por estar ahí, del otro lado. Tú eres mi motor para seguir.

Te contaré cual fue mi miedo que más me afectó cuando lleguemos al capítulo correspondiente, ok?

Miedo a la soledad, al abandono.

Cuando me refiero a este miedo, me estoy enfocando al miedo que suelo trabajar con las personas. No tiene nada que ver con vivir sola, o ir a la compra o hacer recados cotidianos. Eso lo hacen sin problemas porque están resolviendo sus primeras necesidades como comer, vestirse, ir al medio, dentista, etc…Pero estas personas, muchas de ellas no son capaces de hacer ninguna actividad de ocio a solas porque se junta con otro miedo. El miedo al que dirán. Sobre este miedo lo hablaré en otro episodio.

Estas personas con el miedo a la soledad suelen estar en una relación donde no se sienten felices pero no se van, o son personas que buscan desesperadamente a una pareja o entran en pánico cuando alguien les deja, les abandonan. No soportan estar solas.

El miedo, como ya te conté, es una emoción básica que te ayuda a sobrevivir en el caso de una amenaza. El miedo a la soledad está muy arraigado en la mente inconsciente colectiva, porque antiguamente el quedarse solo podría significar la muerte. Si te echaban de la tribu podrías morir por los depredadores o los enemigos que pudieras encontrar. El grupo, en este caso, era fundamental.

Hoy confundimos este miedo a la soledad sobre todo con respecto a la pareja. Muchas personas tienen miedo a terminar una relación toxica porque creen que nunca más alguien les va a elegir y piensan que terminaran solas. Otras buscan a alguien que las ame, que las acepte, las valore, porque por si solas no pueden hacerlo. Está directamente relacionado con su autoestima, con su autoconfianza.
Empezar una relación o mantenerla por miedo a quedarse sola, te aseguro que no serás feliz en ella.

Dependiendo de la visión que tengas de la relación de pareja, lo que significa para ti tener una pareja, vas a vivirla de una manera u otra. Aquí pueden mezclarse otro miedo que es al fracaso. Por ejemplo “en mi entorno nadie nunca se separó”. Esto lo pensaba una clienta que le habían dejado. Fue un enorme drama para ella.

Debemos reconocer el miedo que estamos sintiendo para poder entenderlo y gestionarlo. Todos tienen un mensaje, un significado. Si cambiamos la forma de verlo y sentirlo, te aseguro que lo verás de otra manera.

Posiblemente tienes miedo a la soledad cuando piensas: No puedo separarme por los hijos; la familia es lo más importante; y si no encuentro a nadie; en el fondo me quiere, es su forma de ser; a lo mejor le pido mucho y no lo comprendo; me ha prometido que cambiara; tuvo una infancia muy triste; si me dice que me quiere es que me quiere aunque no lo demuestre…

Todos estos pensamientos indican que seguramente estas en una relación de dependencia emocional provocado por varios factores y el miedo a la soledad es uno de ellos.

Se puede salir de esta relación toxica y a superar el miedo a la soledad? La respuesta es sí. Aprendiendo a reconocerlo y a comprenderlo como ya te dije.

Para poder trabajar este miedo tienes que darte cuenta de los pensamientos o creencias que tienes sobre ti. ¿Qué concepto tienes de ti, como te valoras?

Estos pensamientos son los que mueven la emoción del miedo y desde ahí, pensamiento + miedo, tomo decisiones. A veces estas decisiones como por ejemplo perdonar a la pareja por tercera vez por exactamente lo mismo, son decisiones que alivian momentáneamente pero tiene un alto precio.

Todas las personas necesitamos afecto, apoyo, sentirnos acompañadas, que nos den un abrazo pero que precio estas dispuesta a pagar? Podemos conseguir lo mismo de los amigos, de la familia, de los colegas, de los vecinos hasta de un desconocido. Yo tuve experiencias maravillosas con personas que se cruzaron conmigo hasta en un autobús urbano y los 20 minutos del trayecto que compartimos fueron mágicos y nunca más vi a esta persona. Esto me paso en varias ocasiones.

Lo que hay que tener muy claro es que no estamos solas en el mundo. Tienes que estar abierta a recibir amor, cariño, palabras reconfortantes, una mano en el hombro, una mirada que ve a tu alma, a tu verdadero ser y no a tu cuerpo o tu cara bonita. Una mirada que te acepta tal cual eres. No tienes que comportarte como la persona espera de ti con estos cánones sociales estereotipados que están muy lejos de la realidad.

Ábrete a esta persona que te quiere autentica, que le encanta tus forma de ser, que no haya reproches solo comprensión y dialogo. Esta persona que te mira así es la que verdaderamente merece la pena. La persona más importante de tu vida nunca te deja sola. Trátala bien. Eres tú.

Pero si te mantienes atrapada en el miedo no veras nunca a esta persona porque solo estas enfocada en tu miedo y tomaras decisiones que te harán sufrir. Recuerda que muchas veces este miedo está relacionado con tu autoestima y autoconfianza.

Enfócate solo en aquello que quieras ver en tu vida. Si quieres una relación amorosa, amate para poder amar. Si quieres que te valore en el trabajo, trabájate y valórate. Si quieres mantener una buena salud, cuida lo que piensas, lo que haces y lo que comes. ¿Quieres divertirte, pasártelo bien? Se la alegría y ríete a gusto con alguien o a solas. La vida es muy corta. ¿Quieres que tus hijos te escuchen y te hagan caso? Escúchate y hazte caso.

El amor es la respuesta. Con el amor respetas, agradeces, aceptas, escuchas, cuidas, amas, das, recibes, proteges, confías, eres valiente, guerrera, tienes voluntad y eres constante…El amor es la respuesta. Si conectas con el amor que está en ti, proyectaras amor y te enfocarás en él. El miedo, el dolor, la culpa desaparecerán.

¿Estás en el amor o en el miedo? Tú eliges.

Si eres nueva en este podcast te cuento que tengo varios ebooks que regalo en mi web elisaprieto.com. Sobre amor, sexualidad y autoestima. Si quieres seguirme lo puedes hacer en Instagram soy elisaprieto8.

Seguiremos con los miedos.

Hasta la próxima semana.

4 Thoughts on “Miedo a la soledad

    1. Gracias por tus palabras. El miedo es muy dificil de lidiar y gestionar cuando no lo entendemos o queremos evitarlo. Hay que aceptarlo, entenderlo, aprender de él y soltar. Es tu mejor aliado porque esta emocion que nos da tanto miedo, salva vidas. Un saludo y gracias por oírme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *