¿Para qué pensar en positivo?

Antes de entrar en el tema de hoy quiero recordarte que puedes descargar los 3 ebooks. Como disfrutar más de mi sexualidad, porque sufrimos por amor? Y el recientemente publicado la autoestima, tu diamante en bruto. Puedes descargar uno o dos o los 3 pero es muy importante que una vez que te suscribas, debes confirmar la suscripción.
Este email de confirmación que te llegará a tu correo, a veces va a Spam o a correo no deseado. Hay muchas personas que no lo confirman y el ebook no llega nunca y es una lástima porque si te has registrado en alguno de estos ebooks es porque el tema en concreto te interesa. Si no ves la confirmación en tu bandeja de entrada, mira en otras carpetas de tu correo, ok?
Si prefieres conectar conmigo a través de las redes sociales puedes encontrarme en Instagram como elisaprieto8 y en Facebook como elisaprieto. Y si quieres ponerme cara, subí un video en Instagram para los que no me conozcan puedan poner cara a mi voz. No me gusta mucho los videos pero opté por salir sin maquillaje, con la cara lavada para romper con los estereotipos sociales.
¿Para qué pensar en positivo?
Hace un ratito he leído en un chat de WhatsApp una chica hablando sobre los pensamientos positivos y de alguna técnica de repetición de pensamientos. Una de ellas dijo que estaba frustrada porque empezaba por la mañana pensando de forma positiva, que seguía al pie de la letra tal técnica y que al final del día ya había tenido no sé cuántos pensamientos desagradables o negativos.
La que le estaba hablando sobre este tema dijo que hay que perseverar y repetir muchas veces hasta que lo integres. Vamos que había que repetir, repetir como un loro todo el día.
Yo siento discernir de esta forma de pensar. Dicen que tenemos de 60 a 70 mil pensamientos diarios. ¿Cómo vamos a controlar que todos estos pensamientos sean positivos? A veces ni siquiera somos conscientes de lo que estamos pensando y mucho menos distinguir si es positivo o no o si es sobre mí persona o sobre el mundo.
Cuando estamos ante un conflicto o una situación inesperada es casi imposible, al menos que estés muy entrenada, tener pensamientos positivos. La función del cerebro reptiliano es de protegerte y si el considera que estás en peligro tendrás que pensar en como salir de este apuro. Las emociones llamadas negativas como el miedo o la rabia van a hacer que reacciones. Recordad que el cerebro no distingue realidad de ficción.
Cuando yo trabajo de forma individual con mis clientes, lo primero que les pido que haga es un diario emocional. Les digo que escriban todo lo que piensan de la situación y que pongan más atención en lo que piensan de sí mismos frente al conflicto. ¿Por qué les pido eso? Justamente porque no somos, la mayoría de nosotros, conscientes del concepto tenemos de nosotros, es decir lo que creo yo de mí, lo que pienso yo de mí, que visión tengo de mi persona.
Por ejemplo si frente a una discusión con alguien pienso que soy tonta, que todo lo hago mal, que soy cobarde, gilipollas, que no aprendo nunca, que soy débil, o un fraude, que no soy suficiente, o que debo de tener o hacer algo mal, etc… este último pensamiento es muy recurrente, lo oí muchas veces en consulta normalmente cuando la persona no tiene una relación de pareja estable, o la pareja le dejo, etc…
Es mucho más importante saber lo que piensas tú de ti que lo que piensas sobre la otra persona o la situación. Porque dependiendo de como piensas así actuaras. Este pensamiento conectará con una emoción que te hará que tomes una decisión, la que sea incluso elegir una pareja. Si yo íntimamente creo que no soy digna de amor, elegiré a una persona que me lo confirme tal idea. Probablemente tendrás una relación donde no serás feliz.
Si piensas que eres merecedor o merecedora de amor y encuentras a una persona que no sepa valorarte y respetarte, te vas porque sabes quién eres, que eres digna o digno de amor, tu idea de ti es positiva y no permitirás que nadie te haga daño o no te trate como te mereces. Podemos equivocarnos en la elección pero no nos quedamos mucho tiempo en una relación que no nos proporciona aquello que queremos.
¿El pensamiento positivo es importante? En el caso de la autovaloración y autoconcepto sí pero para eso tienes que conocerte y aceptar esos pensamientos desagradables o negativos. Nada es gratuito. Todo viene de alguna experiencia que has tenido en el pasado o lo has heredado de algún familiar, probablemente los padres o incluso de los profesores. Heredamos o aprendemos de los modelos que hemos visto en la infancia/adolescencia y también aprendemos de nuestras propias experiencias a lo largo de nuestras vidas.
De todas estas experiencias vamos formando ideas o creencias que a veces están tan arraigadas y ocultas en nuestro inconsciente que actuamos de forma automática sin darnos cuenta de que la mayoría de las veces que sufrimos, sufrimos por nuestros propios pensamientos. Porque la mayoría de estos pensamientos son voces de reproche, de autocritica, autoexigencia, de desvalorización, en definitiva sufrimos porque no nos hablamos con amor.
¿Se puede cambiar la forma de ver y pensar sobre ti y tu entorno? Por supuesto que sí. Pero no creo que por repetir frases positivas lo lograrás. Tienes que ser consciente de como piensas, hay que detectar esos pensamientos sobre uno mismo y abrir un dialogo interno para poder escucharte, comprenderte, empatizar contigo, perdonarte. Esta parte es muy importante, bajo mi punto de vista, el autoperdón porque si no me perdono por errores que cometí en el pasado, si arrastro sentimiento de culpa, difícilmente voy a cambiar mi forma de pensar y en consecuencia de actuar. Seguiré pensando que todo lo hago mal, que no se, que no puedo, que no valgo, etc, etc etc…
¿Es difícil cambiar la forma de pensar? Yo diría que no es fácil pero no es imposible. Aquí sí digo que hay que perseverar, ser constante porque la cabra siempre tira al monte.

Pero si ya sabes como hablar contigo cada vez que tienes pensamientos negativos o destructivos, estos pensamientos se van debilitando y va cogiendo fuerza la idea nueva y positiva que tienes de ti y no solo de ti también de la pareja, del amor, de la vida en general.
Recapitulando.
No hay que forzar un nuevo pensamiento. Hay que aceptarlos para poder entenderlos y soltarlos.
Hay que aprender a dialogar con uno mismo para poder cambiar este dialogo interno de negativo a positivo desde la comprensión y el autoperdón.
Recordad. Observar tus pensamientos. Escucharte. Comprenderte empatizando contigo, no criticándote.
Como tú piensas, actúas y obtienes resultados relacionados a tus pensamientos.
Háblate con amor. Háblate como hablarías con la persona más importante de tu vida, la persona que más amas.
Esta persona…… eres tú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *