A Dios pongo por testigo que nunca más procrastinare, 

Nunca más echare la culpa a las circunstancias,

Nunca más juzgare a mis vecinos por si las cosas no me salen bien. 

Nunca más me excusare en las personas que no quieren crecer,

Nunca más me abandonare y me fallare

Y Nunca más mirare para el otro lado… 

Todo lo que ocurría en mi vida era únicamente mi responsabilidad. Yo estaba como estaba porque me entregué a la decidía y a la queja. En el fondo me quejaba de todo. Era un ruido muy sutil en mi cabeza para que yo no me diera cuenta. Quería que los demás hicieran las cosas por mí. Bajo la queja de que sola estoy, que no tengo apoyo de mi familia, que no conseguía hacer nuevos amigos  en la nueva ciudad que estaba viviendo, que hice yo para merecer eso, que estoy haciendo mal, por que todo es tan difícil…. lo que estaba haciendo con estas quejas era ponerme una enorme barrera frenando mi propio desarrollo porque me estaba auto compadeciéndome. 

Me había convertido en lo que más odie y critique toda mi vida.: Ser víctima. Siempre he visto personas que vivían en la queja y en el victimismo y me parecía espantoso. Siempre las juzgué como personas muy manipuladoras que con tal de lograr lo que querían se hacían las victimas para que los demás le tuviesen pena y que le diesen lo que demandaba. 

Hoy analizando a estas personas y comparándome con ellas, pienso que ellas al menos tenían un objetivo que era conseguir la atención, cariño o ayuda de cualquier tipo. Yo ni siquiera  tenía un objetivo. Me quejaba, lloraba, pedía ayuda a terapeutas, coaches, psicólogos pero al final seguía en el mismo lugar porque me “gusto” ser víctima porque mientras me quejaba de todo no tenía que hacer nada porque estaba muy ocupada mirando fuera buscando a alguien o algo para echar la culpa de mi “desgracia”: despedida y sin saber qué hacer. EL MUNDO SE HABIA PUESTO EN MI CONTRA. Claro que el ser despedida con casi 50 años es un duro golpe. Había que aprender a lidiar y gestionar la nueva situación.

Siempre fui muy hábil auto engañándome.  cuando me despidieron de un trabajo interesante, con un excelente sueldo, vivía en una ciudad que me encantaba, con mis amigos y mis gatos, me dije que esto era una excelente oportunidad para hacer un cambio y cumplir mi verdadero propósito de vida. Y ese cambio cual era? No tenía ni idea pero lo del propósito quedaba muy bonito pero si te digo la verdad en aquel entonces ni siquiera soñaba con lo que podría ser. Entonces empecé a desnudarme poco a poco, metafóricamente hablando, para quedarme totalmente en pelotas, como cuando una llega a este mundo y volver a empezar pero sin mama para cuidarme.

Decidí hacer un cambio radical profesional. Del mundo de la tele al mundo del coaching. Para eso me pase mucho tiempo formándome en coaching profesional, en programación neurolingüística, otra metodología de trabajo y como el mundo sexual me gusta tanto hice un Master de sexología y género.

Cuando me enfoque en lo que yo quería hacer el resto de mi vida fue maravilloso. Me di cuenta que sufrimos mucho por tener la autoestima baja y por la falta de autoconocimiento. Me encantó la idea de poder ayudar a las personas a conocerse para recuperar su poder y coger las riendas de su vida.

Pero, pero pero mi alegría termino cuando por circunstancias me tuve que ir de mi adorada Madrid para volver a empezar todo otra vez.

Cuando la vida te da un golpe nos caemos y a lo mejor estamos un buen rato en el suelo. Como dije al principio me quejaba de todo y me sentía víctima de las circunstancias hasta que decidí coger el timón de mi barco y conducirlo al puerto que quería llegar. La fórmula para llegar a este puerto antes o después, es claridad, enfoque y acción.

Mientras estaba en el suelo quejándome del golpe que me dio la vida, aprendí a cuidar de mi misma, a no temer a la soledad, ni al futuro, a confiar en mis capacidades, a recuperar mis fortalezas,  la pasión, en definitiva a fortalecer mi autoestima que sin que me diera cuenta, estaba por los suelos, estaba en apuros.

Al darme cuenta de lo que me pasaba tenia mucho que ver conmigo y no lo con los demás, me responsabilice de mi vida y deje de escudarme en la queja y en la culpa.  Solo así pude coger las riendas de mi vida otra vez, solo asi recupere mi poder, mis ganas, mi energía.

Muchas veces lo único que hay que hacer es creer en ti y confiar en la vida. Te puedo asegurar que cuando entras en sintonía o te enfocas en lo que realmente quieres, y actúas en dirección a tu objetivo, las cosas ocurren. Llámales sincronías o magia o milagros como lo prefieras pero ocurren porque has puesto el foco en lo que sí quieres. 

Estamos de una forma inconsciente proyectando energéticamente hablando lo que necesitamos en cada momento. Por eso es muy importante escucharte y saber en lo que te estas enfocando. Porque si te enfocas en lo negativo, todo lo que veras son cosas que no quieres en tu vida. Dicen que todo es energía hasta que pones el foco y entonces se materializa.

 Te doy un ejemplo de algo que me  paso en varias ocasiones. Quería hacer un taller en una ciudad donde no conocía a casi nadie. Quería formar un grupo y negocie con personas que tenían un local para dicho evento. Curiosamente las personas que me asocie, eran muy negativas y ellas repetían siempre lo mismo sobre los futuros participantes. La gente no tiene dinero, no quieren responsabilizarse de sus vidas, que son muy informales, que tienen miedo del que dirán….. Sobra decir que no conseguíamos formar grupo para el taller. Con la tercera persona me di cuenta de lo que estaba pasando. Yo tenía los mismos pensamientos pero no me atrevía a reconocer que solo me estaba enfocando en lo que no quería, en lo negativo. Ellas eran un perfecto espejo para mí.

Con esta historia me di cuenta que no podría haber conectado con otro tipo de persona pq estaba en la misma frecuencia que ellas. 

Nuestros pensamientos lo mueven todo. Ya iremos viendo cómo cambiar esos pensamientos. Los pensamientos son creencias y ellas tienen un mecanismo que hay que romper para obtener distintos resultados.

Te puedo dar más ejemplos sobre la sincronicidad en todos los terrenos incluso en el amoroso. Pero esto será en otro episodio.

Espero que este espacio AUTOESTIMA EN APUROS te ayude en tu día a día.

2 Thoughts on “Recupera tu poder

  1. No puedo creer que estoy leyendo esto y me veo totalmente reflejado, sin objetivos, sin aspiraciones, y sólo las cosas salen de mi boca, pero no de mi ser y no puedo creer que me vea reflejado tal cual como estoy en este momento

    1. Hola Andrés. En primer lugar gracias por escucharme/leerme y dejar un comentario. Hay momentos en la vida que nos tropezamos con baches o con nuevos desafios. Es en estos momentos que tenemos que tirar de los recursos internos y externos que todos tenemos. Recuerda claridad, enfoque y accion. Para tener claridad hay que saber lo que uno quiere para luego enfocarse diseñando una estrategia y ponerse en acción. El coaching te puede ayudar en esta etapa de tu vida. Escribeme a traves de contacto o por Whatsapp y cuentame tu situación y a lo mejor podemos recorrer un camino juntos. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *