¿Por qué sufrimos por amor?



Amor, amor, amor ¿porque sufrimos por amor? El amor debería ser algo maravilloso, nunca podría ser doloroso. En tal caso no sufrimos por amor sufrimos por desamor.

Sufrimos cuando nos quedamos sin eso que tanto nos hacía feliz. Cada persona sabe que es lo que le falta, lo que le quita el aire cuando una relación se acaba, cuando el amor se va dejando ese inmenso dolor o esa sensación de vacío cuando no somos correspondidos.  

Veremos las razones o las causas porque sufrimos en este terreno pero antes quiero recordarte que puedes descargar gratuitamente mi ebook titulado pq sufrimos por amor? Allí me extiendo más y además tengo un pequeño y sencillo test para saber si tu autoestima está baja, recuerda que no es un valor fijo y puede estar alterada. Y también hay un pequeño ejercicio de unas 5 preguntas para que cuestiones tus creencias.

Hay muchas razones por la cual sufrimos por amor. Muchas de las razones por lo cual sufrimos en las relaciones de pareja, están detrás de tres factores fundamentales.

 El primero es la idealización del amor. Aquí están las ideas que tienes sobre el amor, sobre la pareja, el matrimonio, muchas veces estas ideas o visiones son un condicionante para ver de forma irreal o ficticia la relación de pareja. Estamos muy condicionadas las personas por el mito del amor romántico. Hare un episodio sobre estos mitos que están muy arraigados en la mente colectiva. Un mito p.ejemplo la media naranja.

El segundo factor es el aprendizaje temprano de apego, vinculación afectiva con nuestros cuidadores. Aquí marca mucho la manera en que aprendimos a vincularnos afectivamente con nuestros cuidadores que generalmente son nuestros padres pero también puede ser los abuelos, los tios, con quienes te hayas relacionado desde la más temprana edad. El modelo de pareja de nuestros cuidadores también va influir mucho en la elección de nuestras parejas. Si no cuestionamos nada a lo largo de nuestras vidas, lo que vimos en casa lo normalizamos y actuamos de forma automática sin plantearnos si está bien o no porque es lo normal. Si vi falta de respeto, desigualdad en mi casa probablemente no sabré distinguir cuando alguien no me respeta o tampoco sabré respetar a los demás. Hay que recordar que los niños aprenden por repetición y hasta los 6 añitos no tienen filtro ni capacidad analítica.

Y el tercero, no menos importante es el autoconocimiento y la autoestima. Todos estos factores nos influyen y nos condicionan a la hora de elegir y de relacionarnos con los demás. Y todo esto nos lleva a una pregunta. ¿Se puede dejar de sufrir por amor? La respuesta es SÍ.  Me refiero a que podemos tener otro tipo de relación basada en la armonía, el amor y el respeto. Por supuesto que cuando perdemos a un ser querido o amado tenemos que pasar por todas las fases del duelo. Es una perdida y como tal hay que procesarla.

Para llegar a esta relación ideal,  me invente un método de trabajo y lo llame  CHASCoherencia, Honestidad, Autenticidad, Sabiduría.

Creo que sufrimos mucho por la falta de coherencia. Pensamos una cosa, sentimos otra y actuamos de forma totalmente contraria a lo que queremos. Para ser coherentes debemos ser honestos con nosotros mismos. Si somos coherentes somos auténticos y si aprendemos de nuestros errores, más que errores yo llamaría experiencias con resultados no deseados, podemos cambiar los resultados y nos volvemos sabios.

Lo primero que tenemos que hacer es ejercitarnos en la autobservación para conocernos más a fondo. Observar nuestros pensamientos y nuestras acciones. El dialogo interno que tenemos habitualmente cuando estamos ante un conflicto, nos da muchas pistas de la idea o visión que tenemos de nosotros mismos y de nuestro entorno. Hay que observar también cuales son nuestras actitudes frente a tales situaciones o pensamientos, es decir, como reaccionamos. Todo ello nos llevará a detectar creencias que nos limitan a la hora de lograr, alcanzar lo que deseamos en la vida. Te  aseguro que tenemos cientos de creencias por no decir miles. Hare otro episodio solo sobre creencias.

El mecanismo de una creencia o pensamiento recurrente es siempre el mismo: Pensamiento que mueve una emoción; que lleva a una decisión con su correspondiente acción; que aboca, por lo tanto el mismo resultado. Con lo cual estamos reforzando esta creencia o pensamiento.

En este recorrido de autoconocimiento vamos descubriendo los pilares de la autoestima. Los dos más importantes son la autoaceptación y la autovaloración. Pero sus patas no son menos importantes son el autocuidado, el autorespeto, la autoescucha y sobre todo el autoperdón. Es más fácil perdonar a otra persona que a uno mismo. Para sentirse bien, seguro y confiado hay que saber reconocer el error y perdonarse para poder aprender porque si no nos perdonamos lo único que sentiremos cuando nos enfrentemos a nuestro error, es vergüenza y culpa. Dos sentimientos que tiene mucha carga negativa y duele mucho.

La honestidad juega un papel importante para elevar o reforzar la autoestima. Y recordemos que la autoestima es un autoconcepto, que puede ser negativo, positivo y a veces idealizado.

El responsabilizarse, que no tiene nada que ver con culpabilizarse, de los resultados de lo que nos pasa, nos da la posibilidad de cambiar porque está, en muchas ocasiones, en nuestras manos. 

Cuando recuperas tu  poder, ya sabes quién eres, te vuelves tu propio referente y entonces te reconoces como el Ser maravilloso que eres sin necesidad de la aprobación, aceptación y reconocimiento de nadie. La necesidad imperiosa de aprobación, de aceptación, de reconocimiento, de atención hace que sufras mucho en la relación.

Querer cumplir con las expectativas de los demás también hace que suframos porque es muy difícil realmente complacer  entre otras cosas porque ni siquiera estamos seguros de lo que la otra persona quiere. Muchas veces es una interpretación que hacemos de las necesidades de la otra persona desde nuestra perspectiva. No digo con esto que no debas complacer a tu pareja en cualquier terreno incluso el sexual, pero siempre tiene que ser con verdadero placer. Esta es tu recompensa. Ver a la pareja feliz y tú has disfrutado mucho de complacer pero sufrirás si esperas que te lo devuelva.

Las técnicas o herramientas terapéuticas te ayudan a reencontrarte contigo y descubrir la mejor versión de ti. A través del coaching y de la programación neurolingüística, te puedo ayudar a que llegues al lugar deseado en el número de sesiones que necesites.

Si te ha ayudado un poquito este episodio, ya soy feliz porque no es fácil en pocos minutos hablar exactamente lo que te pueda estar pasando. Lo único que repetiré siempre es que cuando queremos podemos pero hay que comprometerse con la persona más importante de tu vida. TU MISMA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *