PRÁCTICAS SEXUALES. ¿DIVERSIÓN O DISCUSIÓN?

Hoy en día el que no se lo pasa bien en un encuentro sexual, es que no tiene mucho interés en el sexo. Hay tantos tipos de prácticas sexuales que yo diría que casi no dejan lugar a la imaginación pero por otro lado nos da idea para recuperar la pasión o simplemente poner un nuevo condimento a los encuentros para hacerlo más divertido, más excitante.

IMG-20170323-WA0031

Algunas prácticas muy extendidas. El famoso BDSM. Bondage y Disciplina, Dominación y Sumisión, Sadismo y Masoquismo. Sexo Tántrico. Practica basada en la poderosa energía sexual como ascensión espiritual. Trío. Como su propio nombre indica. Swinging. Intercambio de parejas. Orgias. Mucha gente. Fetichismo. Excitación erótica a través de un objeto fetiche, Voyerismo, etc…

Prácticas que están de moda. Precop. El amigo con derecho a roce de toda la vida. King out. Besos, caricias, masturbación mutua pero sin coito. Sexo virtual. Hace uso de toda la tecnología de comunicación. Sexdiet. Intensa jornada sexual para bajar de peso. Footjob. Hacer masajes eróticos con los pies. Dogging. Encuentro sexual en lugares públicos, etc…

Como puedes ver hay mucha variedad. El abanico de posibilidades es muy amplio y hay para todos los gustos. Pero ¿Qué pasa cuando mi partner me pide algo que no lo practiqué nunca? Pues muy sencillo: te lo piensas y decides. Cabe la posibilidad de que te lo pases en grande o que sea una experiencia que no querrás repetir en lo que te queda de vida. Lo que se hace entre dos o más personas se queda entre estas personas implicadas. Eso no sería problema. El verdadero problema viene cuando no tengo ninguna intención de hacer lo que me propone pero solo por complacer, lo hago. ¡¡¡ERROR!!! Jamás se debe complacer sin placer. Muchas personas, especialmente nosotras las mujeres, sucumbimos a las sugerencias de la otra persona, únicamente por el miedo a que me dejen, miedo a la infidelidad, miedo a que no me quiera, porque no sé decir no, por baja autoestima, etc… En el sexo no puede haber nunca ninguna práctica que no quiera hacer y mucho menos sin mi consentimiento. Lo ideal siempre es que haya consenso como por ejemplo decidir de mutuo acuerdo el sexo de la tercera persona en el caso de un trío.

El sexo es diversión y placer, placer compartido donde todas las personas implicadas tienen el mismo objetivo: pasárselo bien, disfrutar del encuentro sea como sea ese momento.

Si tengo la oportunidad de cambiar de menú manteniendo algunos ingredientes conocidos por mí y de añadir otros que desconozco y si la persona que me invita a degustar este nuevo menú sea de confianza, lo probaría. Si no me gusta, comunico a esta persona que la degustación no fue de mi agrado y que no volvería a repetir. Si me gusta, probablemente lo probaría otra vez.  La carta es muy amplia. Seguro que hay algo que en tu fantasía que te gustaría probar. Si es así, adelante y bon appétit.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *